La poesía de los e-soliloquios

Las personas

Caras

Al atardecer se iluminaron en la plaza las caras de la gente
que no conocía. Miraba con avidez
las caras humanas: cada cara era diferente,
cada una decía algo, quería convencer, se reía, sufría.
Pensé que las ciudades no las construyen las casas,
ni las plazas o las avenidas, los parques, las anchas calles,
sólo las caras que se iluminan como lámparas,
igual que los sopletes de los soldadores que por la noche
reparan el hierro entre nubes de chispas.

Adam Zagajewski – Mano invisible

Adam Zagajewski recordándonos que todavía queda esperanza, que no está todo perdido.

Puede que a veces nos quedemos pensando si solo a nosotros nos parece que las personas cada vez ocupan un lugar más secundario en el quehacer diario del mundo, que la economía primero y los algoritmos después nos estan comiendo el terreno a pasos agigantados.

Da miedo, aunque un miedo diferente, como si lo que nos va a pasar a todos fuera menos preocupante para mi. 

De hecho es terrible y estamos indefensos ante la magnitud de lo que viene. Tal vez porque el mensaje se controla con otras intenciones, tal vez porque adquirir conciencia nos supera, como grupo, en complejidad. 

Efectivamente, solo las personas construyen las ciudades humanas. Lo demás: el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s