La poesía de los e-soliloquios

Amor después del amor

Llegará el día
en que, con júbilo
te des la bienvenida llegando
a tu propia puerta, frente a tu propio espejo
y cada uno reciba al otro con una sonrisa,

y dirás, siéntate aquí. Come.
Amarás nuevamente a este extraño que fuiste.
Toma un poco de vino. Pan. Devuelvele tu corazón
al extraño que te ha querido

toda su vida, a quien has ignorado
por otro, que te conoce de memoria.
Retira las cartas de amor de la estantería,

las fotografías, las notas desesperadas,
aclara tu imagen en el espejo.
Siéntate. Festeja tu vida.

Derek Walcott

Por supuesto después del amor, pero también para cada día, para todos los días. Darnos la bienvenida, reencontrarnos, de regreso a nuestro corazón, unificados, no dispersos, no alienados. Y aprender a estar bien con nosotros mismos, solos, como un requisito más que aconsejable para estar bien con los demás, para establecer relaciones sanas, equilibradas, basadas en el respeto mutuo.

Volvernos a querer, a reconocernos por lo que nos hace buenos, a vernos cómo realmente somos y mejorarnos.

Nuevos comienzos, sin restricciones, como la estructura misma del poema, libre pero armónica, equilibrada, creciendo sin intromisiones externas, sin miedo a la soledad.

Nota: En el video se puede identificar la imagen que aparece en la página de inicio de este blog. Tal vez a alguno le fuera familiar, tal vez ya la hubiérais reconocido.

2 pensamientos en “Amor después del amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s