Atención plena/Filosofía/Meditación/Soliloquio

Epifanías

Es evidente que no todo el mundo tiene que ser poeta. Pero hay una ley secular que reza así: si el tejido indefenso de la realidad se le revela a alguien en un doloroso instante de iluminación, este alguien, elegido y al mismo tiempo condenado por el destino, no puede nunca eludir su vocación. Ha dado con el rastro de lo que hay de divino en el mundo y este descubrimiento lo marca para toda la vida.

Los instantes de deslumbramiento son engañosos, nos separan de nuestros hermanos y nuestras hermanas

Adam Zagajewski – Dos ciudades

pexels-photo-459225.jpeg

Pero si tratas de comunicar lo que experimentas, no hay nadie que te entienda, nadie te creerá. Mientras más camines este sendero, más lejos estarás de las formas corrientes de la sociedad. Puede que veas la verdad, pero verás que la gente preferirá escuchar a políticos, actores y charlatanes.

Si encuentras a alguien que se pueda beneficiar con tu experiencia, deberías compartirla. Pero si eres sólo uno más en una muchedumbre de extraños, guardar silencio es sabiduría.

Deng Ming-Dao

 

Al final no es hablar, es hacer, es vivir como uno sabe que ha de vivir. Las palabras justifican la parálisis, el temor; aconsejar, deslumbrar con ideas tomadas de otros es una forma de ganar ascendiente en los demás, puede mejorar nuestra posición social pero no nos hace mejores, no nos acerca a lo que somos.

Tao, deslumbramiento, silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s