Soliloquio

Cara Yolanda

Cara Yolanda, ¿como te va el día?

Con la intención de ser útil, un persona de provecho como se decía hace años, he pensado algunas cosas que tal vez puedan ayudarte.

Coger las riendas de la propia vida no es una opción, es una obligación. Hacerte responsable de lo que te pasa, dejar de culpar a las velas, al velero, al mal tiempo; no pensar solo, ni principalmente, en llegar sana y salva a puerto sino disfrutar de la travesía, tener cosas para disfrutar de cada dia pensando más en la felicidad que en evitar la pena.

Pensar en minimizar el dolor o el malestar o la angustia es paralizante, pensar en maximizar la felicidad es estimulante.

 

pexels-photo-936583.jpeg

Tal como ya sabes, pero puede que aún no sepas, la sonrisa es fundamental, siempre y en todo momento, en cada instante de cada día. Cuando la perdemos tendemos a la melancolía, al aburrimiento, al vacío. La sonrisa nos hace atractivos y más eficientes a la hora de resolver los problemas que nos van surgiendo a lo largo del camino.

Tal como ya sabes, pero puede que aún no sepas, compartir es vital. Cuando compartimos las cosas buenas las multiplicamos por dos, por tres… por mil. Cuando compartimos un problema, lo empequeñecemos, porque ya no es tan exclusivamente nuestro y porque lo hemos expresado en palabras y este acto por sí mismo lo alumbra y a la luz encoge.

Nuestra amargura es solo nuestra. Es conveniente que aprendamos a relacionarnos con este dudoso patrimonio, evitar que adquiera más volumen. Una cosa que funciona para mejorar este aspecto es evitar las cuentas pendientes, los agravios, las cupabilizaciones empezando por las que nos dirigimos a nosotros mismos. Nos equivocamos, acertamos, pero siempre hacemos las cosas que creemos correctas por los motivos correctos, esto es lo que importa.

Los demás no son perfectos, faltaria más. Nosotros tampoco. Saber esto tranquiliza.

Todo lo que pueda mejorar las cosas saldrá de dentro de nosotros. No conviene esperar que la felicidad dependa de factores externos sobre los cuales no tenemos ningún control.

Lo tienes que saber, lo sabes, y esto es bueno. Lo que de verdad importa es entenderlo y esto sólo se consigue con la práctica, día a día. Toca hacerlo, con toda el alma.

Coraggio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s